Bad Blood

Por qué Bad Blood es uno de mis vídeos favoritos

Desde que comenzó la era conocida como 1989, en la fanbase de Taylor han habido reacciones de todo tipo de las que nosotras, en calidad de fans y administradoras, hemos sido testigos directos. Hemos presenciado cómo fans fieles, “swifties” a morir, comenzaban a despotricar sobre el nuevo estilo de Tay. También, como algunos de vosotr@s, nos hemos frustrado por el incipiente número de “swifters” que comenzaban a adorar a Taylor así, de repente, en lo que dura un parpadeo. O más bien, en lo que dura Shake it off en la radio.

Ahora bien, una acaba razonando que, dado su auge y su éxito en España, la recompensa sería, como mínimo, un concierto en España. Pero no. Nada más lejos de la realidad. Nos tuvimos que contentar con que, en una entrevista concedida a los 40 principales, dijese que le encantaba España y que esperaba volver. Sí, pero eso probablemente sea sin su tour, quizá venga algún día a comer tapas en la rambla de Barcelona, atraída, quizá, por alguna lectura de Hemingway. Y eso sería ya esperar demasiado porqué, por lo que se ve, al grupo de amigas de Taylor le va más ir en yates por costas relativamente cercanas.

En fin, no es mi intención generar más frustración en los fans españoles. Simplemente, comunicar al lector o lectora de esta entrada que compartimos vuestra frustración, incluso puede que estemos un poco más frustradas porqué las preguntas sobre si Taylor vendrá a España son constantes e infinitas. Somos fans como vosotros y vosotras. Estamos en la misma situación.

Dicho esto, paso a comentar las diferentes reacciones que me han sorprendido respecto al vídeo de Bad Blood. Por mí parte me limitaré a decir: TAYLOR GENIA.

(Por si todavía no lo habéis visto:)

 

Si el mundo ya había caído rendido a sus pies con su álbum 1989, con este vídeo Taylor ha acabado de afirmar su lugar en el mundo del pop. Sí, ahora entran los fans resentidos de TayTay y hablaré de ellos más adelante pero antes quiero comentar porqué este es uno de mis vídeos favoritos. Leí (he intentado buscar la noticia pero no la encuentro) el día después del estreno del vídeo, que actualmente los artistas no se arriesgan a hacer vídeos con un presupuesto muy alto. Y el público lo sabe muy bien. Las únicas cantantes que suelen deleitarnos con vídeos elaboradísimos son Beyoncé, Lady GaGa y últimamente Sia, entre otras. Pues bien, Taylor ha gastado la exorbitante cifra de trece mil dólares solo en vestuario. A eso añadámosle que en su vídeo han participado estrellas femeninas de éxito de todo tipo en el mundo del entretenimiento. Tenemos modelos, actrices y cantantes. Todas ellas jóvenes, poderosas e influyentes; las marcas hacen todo lo posible para tenerlas como imagen de sus productos. Y ellas hacen lo que sea por Taylor hasta aparecer unos pocos segundos en un vídeo musical y llevar armas.

De sobras es sabido que Bad Blood va dirigida a Katy Perry (y no a Harry Styles, que he leído semejante tontería por ahí y debía aclararlo), resumiré la historia en pocas líneas porqué de esto ya se ha hablado mucho: Katy “le quitó” los bailarines a Taylor a última hora antes de un show de su Red Tour. A eso se le suman algunos comentarios ofensivos por parte de Katy durante las galas de premios, pero digamos que el golpe definitivo que hizo que Taylor se diese cuenta de que tenía una archienemiga fue el asunto de los bailarines.

Así pues, Bad Blood sería, por una parte, toda una declaración de poder por parte de Taylor: ella tiene 7 grammys, Katy 0, ella cuenta con el apoyo de un montón de rostros conocidos, influyentes y sobre todo leales, Katy tiene apoyo también, pero de rostros anónimos. A eso, añadasen las ventas de Taylor (que ya le gustarían a Katy) y la libertad económica que, queramos reconocerlo o no, le da cierta independencia creativa a Swift. Una independencia que le permite hacer un vídeo espectacular, con calidad de tráiler (dejando a los fans y a los antis con ganas de una película de acción con todo ese reparto) porqué sí, porqué puede, porqué hasta la misma Madonna ha reconocido que la música de Taylor es pegadísima. Porqué puede hacer que el rapero de moda haga un remix de su canción. Porqué sus fans la adoran, la apoyan en todo y consiguen que un vídeo como éste supere el récord VEVO de visitas en 24 horas. Y todo esto sin aparecer desnuda. Por cierto, hay muchísimos más puntos sobre Taylor VS Katy que no comentaré pero podéis leer más sobre ello aquí: [x].

Por otra parte, y esta es una interpretación absolutamente personal, el vídeo de Bad Blood muestra la superación de una traición de alguien que estaba en tu mismo equipo, luchando a tu lado. Al principio del vídeo, Taylor y Selena, se encuentran luchando en una oficina contra hombres trajeados. Esto vendría a ser la industria de la música y el del espectáculo en general, un mundo regido por hombres porqué, seamos sensatos, las chicas no enseñan más piel para conquistar a un público femenino. Bien, en esta lucha, Taylor pelea al lado de alguien en quien confía de tal forma que puede voltearse a retocarse el maquillaje. Y entonces es cuando Selena la traiciona, la ataca por la espalda y Taylor cae sobre un coche vintage que recuerda a la era Red.

Acto seguido, Taylor aparece en una especie de cama médica futurista en la que se le escanean los daños. Y entonces aparecen dos figuras: Kendrick Lamar (el rapero de moda en EEUU; cabe decir hay algunos fans indignados de Kendrick por la poca calidad de sus versos en esta colaboración) y Lena Dunham (conocida feminista, guionista y actriz, amada  por unos y odiado por otros). Personalmente, me encanta que salga Lena al principio porqué Taylor comentó en una entrevista que Dunham le enseñó que era realmente el feminismo y no porqué le echase un sermón o la aleccionase concienzudamente, sino que lo entendió por lo que hacía Lena y los ideales que habían detrás. De modo que, podría decirse que después de su caída sus fans (representados por Kendrick) y la figura fuerte de Lena, fueron fundamentales para levantarse y luchar.

Después, aparece Hayley (actriz con una nominación a un Óscar) como Trinidad cuyo papel consiste en colocarle una armadura. No estoy muy segura de que representaría, pero me atrevo a decir que hubieron tres amigas muy leales que la ayudaron a crear esa armadura. La actitud de Hayley al colocarla me hacen pensar que sus personalidades eran más bien pasivas, para reconfortarla y prepararla para lo que sobrevendría después: el entrenamiento.

Entonces, Taylor avanza por una especie de vestuarios donde otras guerreras se preparan y luego llega al entrenamiento. Durante el entrenamiento observamos como Taylor se desenvuelve en distintas actividades como la lucha con espadas con Martha (modelo), el uso de distintas armas con otras modelos como Cara, la lucha cuerpo a cuerpo con su mejor amiga Karlie o el uso de vehículos con Kendrick y Jessica. Un entrenamiento completo con personajes experimentados y veteranos en el mundo del espectáculo, Jessica, por ejemplo, es una actriz consolidada y Cara (como la mayoría de las modelos) lleva desfilando desde niña. Es decir, aprende de las grandes.

En seguida, aparece en un túnel con una bengala en la mano; la bengala vendría a ser el anuncio de la venganza que ilumina la salida del lugar de entrenamiento. Comienza el recorrido diciendo la frase que utilizó en los carteles promocionales: las tiritas no curan las heridas de bala; avanza y se encuentra con las actrices que dan vida a Meredith Grey y Olivia Benson (en efecto, los personajes con personalidades fuertes que comparten nombre con las gatas de Taylor) que asienten como aprobando la venganza y finalmente aparece la gran y archiconocida modelo Cindy Crawford que da el aprobado definitivo y con el que Taylor se siente satisfecha.

Finalmente, Taylor sale a la superficie con explosiones a sus espaldas, lista para enfrentarse al séquito anónimo de Selena. Junto a Swift, aparecen las actrices, cantantes y modelos que aún deben defender sus carreras (como Gigi Hadid que fue acusada de consumir cocaína en público o Cara que próximamente defenderá su valía como cantante), eso explicaría porqué Karlie no camina junto a ella puesto que se retira del mundo de la moda para ingresar en la universidad.

En definitiva,

Taylor ya no es una jovencita indefensa, es una mujer, que ha vivido y compartido sus experiencias con nosotros, sus fans. Se ha caído y levantado. Se ha hecho fuerte. Tiene al mundo entero rendido a sus pies: las entradas a sus conciertos se agotan en segundos. No hay quién se le resista, estar contra Taylor es perjudicial para cualquier carrera y a Taylor no le gusta el conflicto (veáse lo que pasó con Lorde que dijo que consideraba que Taylor era demasiado perfecta y ella en seguida se hizo amiga suya y ahora pertenece a su pandilla). Taylor sigue siendo Taylor pero ha crecido, como todos nosotros y nosotras.

Así que, a todos aquellos fans escandalizados por el cambio de TayTay…Taylor se erigió como princesa del country y disfrutó de aquella época y nosotros con ella; y ahora que ha triunfado en el pop con letras calidad Taylor Swift y disfruta de tanto éxito… ¡disfrutemos con ella!

0 comments on “Por qué Bad Blood es uno de mis vídeos favoritosAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *